Aquí les presento mis cuatro libros.

El vampiro drogadicto. "Antología de cuentos de ficción donde afloran temas como las adicciones, las drogas, el narcotráfico,...

Los revolucionarios de nuestros tiempos 4ta. parte

3.-Tener un pequeño o un gran huerto en tu casa.

¿Por qué tener un pequeño o un gran huerto en nuestras casas ayudaría a luchar contra el imperante sistema inhumano, anti fauna y flora del planeta, depredador de todo tipo de recursos?

Comenzaré con una pequeña frase llena de sentido que me encontré en las redes sociales:

"Los revolucionarios que no tienen huerto, que dependen del mismo sistema, que atacan, que producen solo palabras y balas, y no comida ni abrigo son inútiles."

                                                                                                         -Bill Mollison-



Otra vez partiendo del documental "La historia de la cosas", nos podemos dar cuenta de que el sistema depende y se alimenta de cada uno de nosotros, pero muy pocos tienen conciencia del gran poder que tienen para doblegar al sistema, debilitar a esas grandes corporaciones que lucran con la ignorancia propiciada por medios de comunicación que trabajan para esas mismas corporaciones. Dejar de alimentar al sistema esclavizante  y buscar la autonomía se convierte en la clave para una auténtica revolución. Las empresas multi nacionales agro alimentarias cada día se apropian más de las tierras en las cuales explotaron y explotan a cantidad de gente, desgastan las tierras hasta convertirlas en infertiles y luego buscan otro país explotable como México y siguen depredando así terreno tras terreno hasta acabar con grandes ecosistemas por todo el planeta. Además, hay empresas que están jugando con la genética de semillas y las están patentando de tal modo que nadie más las pueda usar sin  una licencia. Tan así que esas empresas son capaces de pagar a un ejercito para desaparecer auténticas semillas y con las patentes corremos el riesgo que en un futuro no muy lejano, el auto cultivo sin licencia sea ilegal. Las estrategias de las corporaciones apuntan siempre hacia lo mismo, hacia el control y el sometimiento de la gente para enriquecer lo más posible a una pequeña élite a la cual nada más le importas porque te explotan. Podría resumirse en que aún sigues vivo porque aún eres negocio para ellos. Así los pobres nunca se acabaran porque son negocio, los ignorantes tampoco desaparecerán porque son negocio, los apáticos lo son también; pero los pensantes, los críticos, los que cuestionan, los activistas no son negocio y son los que desaparecen (los desaparecen). Entonces explicaré como el tener un huerto te convierte hoy día en un revolucionario:

1.-Producir tus propios alimentos y hacer cooperativas para compartirlos significa dejar de apoyar a esas empresas sin escrúpulos que depredan cantidad de bosques, selvas y todo tipo de ecosistemas. Es dejar de apoyar a esas empresas que explotan a sus empleados pagandoles una miseria y sometidos a la neo esclavitud.

2.-Producir tus propios alimentos en huerto sin usar pesticidas químicos, ni fertilizantes químicos, es decir producir tu comida de manera orgánica, significa comer más sano e igual, no pagar a empresas químicas que explotan a sus empleados que trabajan en condiciones insalubres e indignas. Es no apoyar a empresas que usan químicos que muchas veces esterilizan más rápido grandes terrenos todo con el afán de producir más con menos, para luego pasar a otra área y seguir con el ciclo de explotación y depredación del medio ambiente. Además si comes más saludable dejas de ser negocio para las corporaciones farmacéuticas que también no dejan de conspirar para evitar que estés saludable. Recordemos las corporaciones sólo quieren lucrar y compiten unas contra otras para acumular la mayor cantidad de dinero, lo demás no importa.

3.-Participar o fomentar cooperativas de huertos urbanos donde se propicie el trueque, es dejar de destinar cantidades de dinero hacia los bancos que lucran con numerosas cuotas para manejar tu dinero. Hacer el dinero a un lado es dejar de apoyar a estas otras corporaciones que nada más lucran contigo.

4.-Tener un huerto en tu casa, es algo totalmente local, cero transportación, cero embalaje, cero explotación de jornaleros, cero depredación del medio ambiente. Cero transportación porque el fruto está a unos cuantos pasos de tu huerto, eso deriva en cero contaminantes por vehículos motorizados. Sin contar caos viales que causa la transportación en las grandes urbes, que sólo causan estrés y el detrimento de la vida.  Al dedicarse uno o en familia al huerto no hay explotación de jornaleros a quienes por lo general las grandes corporaciones pagan infames cantidades de dinero. No hay necesidad de usar embalajes para su traslado, entre ellos las bolsas de plástico que contaminan gravemente el ambiente. Menos tierras se desgastarían en caso de que cada uno tuviéramos un huerto en la casa. Hasta lo contrario, ya que si se utiliza la técnica de generar composts, que son un abonos orgánicos donde se reutilizan desechos generados en el hogar y con eso se re fertilizan las porciones de tierra en nuestros huertos.  Por otro lado, también existe la lombricultura otra forma de generar abonos orgánicos con desechos del hogar. Con todo esto en vez, de depredar grandes cantidades de terrenos de cultivo, trabajamos en auto sustentar nuestros espacios de cultivo.

5.-Reducir el estrés al entrar en contacto con la naturaleza. Estar más relajado es estar menos propenso a enfermedades y por lo tanto enfermar menos y consumir menos medicinas a la farmacéuticas que sólo buscan ganancias. Para las farmacéuticas la gente estresada significa negocio. Es por eso que los ambientes estresantes jamás desaparecerán, mientras sigan siendo negocio para empresas que sólo buscan lucrar.

6.-Existen cantidad de plantas medicinales que podrías tener en tu huerto. Y esto nos lleva al mismo punto de de arriba, gente saludable no es negocio para las farmacéuticas. 

7.-Si el cuidado del huerto se hace en familia, hará que tus hijos aprendan sobre responsabilidades para mantener un huerto, hará que aprecien más el valor de los alimentos al saber el trabajo que cuesta cosecharlos. Hará que tus hijos aprecien más la naturaleza y por lo tanto la cuiden más, etc.

8.-Pasarás menos tiempo sentado viendo la televisión que sólo pasa pura basura y desinforma, te moverás más y todo eso se reflejará en la salud mental y física. De nueva cuenta, gente saludable no es negocio para las farmacéuticas que sólo quieren gente enferma y que también conspiran para ilegalizar cantidades de plantas medicinales.

9.-Se puede reciclar cantidad de contenedores como por ejemplo: las botellas de refrescos, sacos, estanterías, llantas, ruedas, tarimas (palets) y un gran etc, cuestión de imaginación.

Y estoy seguro, existe una cantidad mayor de razones por las cuales un huerto se convierte en una actividad revolucionaria en nuestros tiempos. Creo que esto sólo es una probadita. En mi propia experiencia puedo decir que no es una actividad muy fácil, pero si muy satisfactoria. No puedo decir que todavía soy un experto en esto, hay todo un camino que recorrer. Aprendo más por prueba y error, pero estoy convencido que los pasos de una verdadera revolución que pegue duro al sistema imperante, van más por ese camino. No sigamos alimentando a los monstruos. 





1 comentario:

  1. Totalmente de acuerdo, es algo que todos deberíamos llevar a la práctica, ya que somos nosotros mismos los que nos estamos beneficiando, además que no es nada complicado, con un poco de paciencia y dedicación todos lo podemos lograr.
    Felicidades Alexandre por haberte iniciado en este tema, espero que lo sigas practicando y difundiendo por mucho tiempo más.

    ResponderEliminar